Usos ¿del censo electoral?

Publicado el 3 de Enero de 2012 por Luis. 19 comentarios
Miniatura noticia

“Solo queda tu decisión. Tú tienes la palabra. –Nombre de la formación política-.”

Éste era el asunto del correo electrónico que mi hermana recibió a finales de la pasada campaña electoral, concretamente el 17/11… Si… el correo electrónico… han leído Ustedes bien…

Mi hermana, que sabe de mi “adicción al dato”, tardó poco en llamarme para comentar conmigo si esto era posible, puesto que está cansada de escucharme que si obligación de información, que si consentimiento, que si…. Ella había oído hablar del Censo Electoral, pero dudaba de que en el Censo Electoral, se incluyese el correo electrónico de nadie, ya que además de escucharme hablar de que si información, que si consentimiento, que si… también está cansada de escucharme criticar el estado de la Administración Electrónica de este país, y por ello, le “rechinaba” un poco que este dato, que la Administración en la mayor parte de los casos desconoce, estuviese incluido en el Censo Electoral…

Según me lo comentó, la verdad es que pensé en escribir una entrada en el blog, pero como uno está más liado de lo que querría (o menos, según se mire…) lo he ido dejando, dejando… hasta hoy, en que he leído una entrada de un gran blog sobre privacidad (fundamentalmente) que sigo asiduamente, pero que por desgracia, muchos de Ustedes no podrán leer, ya que su autor así lo ha decidido y no puedo hacer nada por convencerle de que cambie de opinión y lo abra al público… Bien, “navajadas” (cariñosas, por supuesto) aparte, en el citado post, se habla del derecho de oposición que un ciudadano ejercitó ante la Oficina del Censo Electoral, de la respuesta negativa que ésta le dio y de lo que la Agencia Española de Protección de Datos opina al respecto… Este ciudadano argumentaba la necesidad de recortar gastos por parte de los partidos al enviar publicidad electoral no solicitada por los electores… Parece que el partido político que envió el correo electrónico a mi hermana, pensó lo mismo… es, sin duda, una forma de ahorrar en envíos… pero… ¿y es legal?.

La Agencia Española, en la resolución que se comenta en el mencionado blog, afirma que el uso del censo electoral por parte de los representantes de cada candidatura está legitimado en el artículo 41.5 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, que literalmente dice: Los representantes de cada candidatura podrán obtener dentro de los dos días siguientes a la proclamación de su candidatura una copia del censo del distrito correspondiente, ordenado por mesas, en soporte apto para su tratamiento informático, que podrá ser utilizado exclusivamente para los fines previstos en la presente Ley. Alternativamente los representantes generales podrán obtener en las mismas condiciones una copia del censo vigente de los distritos donde su partido, federación o coalición presente candidaturas. Asimismo, las Juntas Electorales de Zona dispondrán de una copia del censo electoral utilizable, correspondiente a su ámbito. (…)

No es mi intención entrar a diseccionar cuales son las finalidades para las que las candidaturas pueden emplear las copias del censo electoral, pero parece obvio que la LOREG permitirá que estos candidatos envíen sus programas y/o propuestas a los potenciales electores de sus demarcaciones (aunque luego no las tengan en cuenta si gobiernan…) Hasta ahí, bien. Pero… ¿qué datos contiene el censo electoral, cuyas copias se deben facilitar a los representantes de cada candidatura una vez proclamadas éstas y que por tanto, vendrán a determinar qué medios podrán emplear estas formaciones para comunicarse con sus potenciales electores?. Para responder a esta pregunta, deberemos acudir al Real Decreto 102/2009, de 6 de febrero, por el que se modifica el Real Decreto 1799/2003, de 26 de diciembre, que regula el contenido de las listas electorales y de las copias del censo electoral. En él, en su artículo único, se establece:

La Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, en su artículo el artículo 41.1 dice: Por Real Decreto se regularán los datos personales de los electores, necesarios para su inscripción en el censo electoral, así como los de las listas y copias del censo electoral.

Tras citar el contenido del artículo 41.5 de la LOREG, continúa:

En particular, los datos que se facilitan a las candidaturas y a las Juntas Electorales de Zona, están regulados en el artículo 5 del Real Decreto 1799/2003, de 26 de diciembre, por el que se regula el contenido de las listas electorales y de las copias del censo electoral, entre los que no se incluye el número de identificación personal (DNI, pasaporte o inscripción en el Registro Central de Extranjeros).

Así pues, deberemos acudir a este Real Decreto de 2003 para comprobar que en su artículo 5, se establece:

Artículo 5. Copias del censo electoral.
En las copias del censo electoral que se faciliten en virtud de lo dispuesto en los apartados 4 y 5 del artículo 41 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, los electores estarán ordenados de igual forma que en las listas de votación y serán los mismos que los incluidos en estas listas, con excepción de lo previsto en el artículo 41.6 de la citada Ley Orgánica y el artículo 6 de este Real Decreto.
Los datos de cada elector serán los siguientes:
1. Electores residentes en España (españoles y nacionales de otros Estados con derecho de voto en España).
a. Número de orden.
b. Apellidos y nombre.
c. Provincia y municipio de residencia.
d. Distrito, sección y mesa electoral.
e. Domicilio.
f. Fecha de nacimiento: día, mes y año.
g. País de nacionalidad, para los electores nacionales de otros Estados.

Por si acaso, antes de escribir este post, he entrado en la sede electrónica del Instituto Nacional de Estadística, y con mi certificado de usuario de Autoridad de Certificación, he verificado mis datos, y esta consulta me confirma lo que me venía temiendo de toda la normativa consultada y referida en esta entrada: por ninguna parte aparece que el censo electoral contenga la dirección de correo electrónico.

Y como quiera que mi hermana me jura y me perjura (hombre, y en este punto no olvidar que es mi hermana, y por ello no voy a desconfiar de su palabra, estaría bueno entre hermanos…) que nunca asistió a acto alguno de la formación política que le remite el correo, ni le facilitó en forma alguna ni su dirección de correo electrónico, ni mucho menos, su consentimiento para que se dirigieran a ella por este medio, no me queda sino “sospechar” que el dato dirección de correo electrónico de mi hermana habrá sido ilegítimamente recabado por la formación política que se dirige a ella solicitándole su voto por este medio… lo cual, a estas alturas, francamente no debería sorprenderme en exceso, y menos de dicha formación, que a juzgar por las solicitudes que ha formulado repetidamente para que desaparezcan algunas Agencias Regionales de Protección de Datos, me da que esto del derecho fundamental, como que no lo tiene muy “interiorizado”…

Sólo me queda la duda de si además de vulnerar la LOPD, esta formación política además está vulnerando la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, al enviar correos electrónicos no deseados (artículo 21) ya que si bien en principio dicha norma no es de aplicación a actividades sin ánimo de lucro, cada vez tengo menos claro que los partidos políticos, y más concretamente la búsqueda de votos a toda costa, pueda ser considerada como tal…

Muy buenos días…

 

Imagen © KClvey

19 comentarios

  1. Luis dice:

    Me resulta curioso dejar el primer comentario a una entrada propia, de hace una hora o poco más… pero esto creo que debo “publicarlo” y como mi autor anónimo y amigo no se lanza, no me deja más opción 😉

    Me comenta en privado , en relación a la duda que reflejo en el último párrafo de mi entrada, que las comunicaciones dirigidas por los partidos políticos según interpretación de la AEPD quedan fuera del ámbito de aplicación de la LSSICE ya que los Servicios Jurídicos de la Agencia entienden que no existe actividad económica, y así lo hacen figurar en el expediente de archivo de actuaciones E/01090/2008, sobre el envío de revista gratuita por mail por parte de Falange Española de las JONS.

    Bien, he de decir que conocía esta postura de los Servicios Jurídicos de la AEPD, pero mi “duda” más bien era sarcasmo… aunque la Agencia dice ésto, mi interpretación es que si al parecer resulta que a los partidos políticos les dan “algunos fondos” por cada voto que obtienen en unas elecciones, y en función de sus resultados electorales les dejan o no constituir grupo propio (que lógicamente conlleva más dinerillo), y en las siguientes elecciones gozan o no de, por ejemplo, espacios en las televisiones públicas (que no deja de traducirse en más dinerillo), y les invitan o no a determinados debates (más “fondos”)… ¿realmente creen Ustedes que no hay un ánimo de lucro en el envío de propaganda electoral? Pues eso…

    Gracias, amigo “autor anónimo”.

  2. Muy buena entrada, como siempre.

    Sobre este tema, permíte presentarte a BLOISE:

    http://churriwifi.wordpress.com/2010/05/23/acerca-del-uso-de-datos-publicos-%C2%BFestamos-realmente-seguros/

    En cuanto a la naturaleza jurídica de los partidos políticos, desde el punto de vista del Derecho Práctico (rama que me acabo de inventar), dicha naturaleza se asemeja a la de los Colegios profesionales, al ser la misma de carácter “brifonte”:

    Por una parte, son una agencia de colocación de carácter privado.

    Por otra parte, son una ong por toda la caridad y ayuda que aportan a sus afiliados y simpatizantes.

    Salu2.

  3. Santiago dice:

    Buena entrada Don Luis.

    Y al hilo del mismo, te cuento mi experiencia personal en las pasadas elecciones locales. Me llamaron por teléfono identificándome a mí. Y como tu has escrito, el teléfono no está en el censo electoral.
    Bueno puedes pensar que habrán cogido un repertorio de teléfonos, y hacer una pirueta con las fuentes accesibles al público. Pero, el teléfono fijo de casa no está a mi nombre! Así que imaginas un poco y solo te sale un cruce de datos con alguna base de datos del ayuntamiento.
    La pena es que la carga de la prueba contra una llamada es compleja, que si no….

    Un saludo.

  4. Ad Edictum dice:

    Buenos días.

    En primer lugar, pido disculpas por no haber dejado antes el comentario anoche. Me han puesto a remar a las 8 en la galera turquesa, y caigo en los brazos de Morfeo a eso de las 10 de la noche.

    En fin, me reafirmo en el comentario privado: No se puede pretender imponer a un partido político las mismas normas que se han fijado para limitar el SPAM, o considerar que la propaganda electoral está al mismo nivel que la publicidad de yougures griegos. Por tal motivo, coincido con la interpretación de la AEPD en este supuesto. Lo que haga un partido político por mail, no entra dentro del concepto de comunicación comercial.

    Lo que Ustedes insinúan supondría una seria limitación a la actividad de los partidos políticos. Se empieza denunciándolos por no cumplir la LSSICE y se acaba por prohibir cualquier tipo de propaganda, por eliminar los espacios televisivos, la pega de carteles y la financiación pública.

    Hombre, reconozco que la manera más radical de acabar con la corrupción política es prohibir los partidos políticos, pero no sé si compensa. Y ojo, soy muy tolerante con las masas que se abandonan a la voluntad de un lider honesto, incorruptible y lleno de virtudes en tiempos de crisis y decadencia moral, pero no sé…creo todavía deberíamos esperar a que el IBEX cayeran más puntos.

    Nos guste o no, los partidos políticos deben poder dirigirse a los ciudadanos en periodo electoral, y casi diría que es un deber de cualquier español soportarlo.

    Ahora, línchenme, me lo merezco.

    • Luis dice:

      Estimado Ad Edictum (mi autor amigo anónimo) ;))))))

      Muy mal me tendría Usted que tratar para que yo le linchara 😉

      Como le dije en privado, y publiqué en mi primer comentario a esta entrada, no tengo duda alguna de que la LSSI no se aplicaría en ningún caso a un partido político… pero como le dije en privado y me reafirmo en público, tengo más que claro que no todo vale… La LOREG establece claramente qué datos se facilitan a los partidos y para qué finalidades, y, a mi entender, estas categorías de datos marcan, como afirmé en mi post, los canales por los que los partidos pueden comunicar sus “intenciones” a los potenciales votantes… Si el censo electoral no incluye el campo @mail, en mi humilde opinión, los partidos no son quien para completar esas listas con los datos que le parezcan como creo que es el caso, y como el que D. Santiago también ha sufrido en sus carnes con su teléfono fijo… y mucho menos tras leer el post al que nos refirió el Sr. Sempere en su comentario sobre BLOISE. Además de “ilegal” (y por supuesto inmoral en mi escala de valores), creo que este tipo de prácticas, supondría “desequilibrios” entre los partidos con acceso a “datos abiertos” si están en el poder (“perfil gobierno con mayoría absoluta”) o si están en la oposición (“perfil oposición sin atribuciones para saltar controles”). Por tanto, si el legislador cree que los partidos deben comunicar sus “intenciones” (no puedo sino reirme al escribir ésto) o sus propuestas por e-mail, debería complementar el RD 1799/2003 a fin de que se incluyera en las copias del censo electoral facilitado a los representantes de las candidaturas dicho dato, amén de dar las oportunas instrucciones a Ayuntamientos, Oficinas del Censo y demás recolectores para que dicho dato se incluyera en ese repositorio… Quizá en el futuro le busquen más aplicaciones a las Direcciones Electrónicas Habilitadas, Únicas, Viales y demás familia… pero de momento, no.

      Y por último, en cuanto a su reflexión “políticamente correcta” y como siempre, totalmente ajustada a Derecho, acerca de si es una obligación o no de los ciudadanos permitir que nos bombardeen con ingentes cantidades de propuestas, intenciones -siempre buenas en campaña pero olvidadas e incumplidas al llegar al poder- y programas, y más aún viendo lo que estamos viendo, disiento profundamente, y cada vez estoy más de acuerdo con Don B.B.B. iniciador del expediente TD/00839/2011 aunque no sea tan políticamente correcto…

      Reme Usted con calma, que va a llegar al mismo puerto, y, cómo no, un honor para mí verle por estos lares 😉 Gracias por su participación.

      Muy buenos días…

  5. María dice:

    Gran e interesante post D. Luis! Enhorabuena

  6. Flora Egea dice:

    Muy interesante Luis, mil gracias. Y anima a tu amigo anónimo a que se lance a compartir sus análisis e inquietudes con el resto de la comunidad!! 🙂

  7. Luis dice:

    Gracias María y Flora por vuestros comentarios… Me alegro de que lo hayáis encontrado interesante… Y como veis, mi amigo autor anónimo, se ha lanzado a comentar en mi público… Espero que regrese pronto 😉

    Muy buenos días…

  8. Alfonso Pacheco dice:

    Buenos días, Luís y resto de la tropa.
    Artículo muy práctico y real
    Muchos de los problemas en materia de protección de datos que se originan ante realidades reiterativas como la celebración de unas elecciones políticas o los períodos de matriculación en un centro escolar, se evitarían (o no habría excusa para el incumplidor) con una correcta labor preventiva de los entes de control. Antes de las elecciones se remite por la AEPD a las formaciones políticas inscritas en los comicios las reglas del juego sobre el uso del censo electoral y otros datos, incluso se puede hacer firmar esas advertencias, incluidas posibles sanciones, en el momento de obtención del propio censo; o antes de abrirse el período de matriculación en los colegios se remite por el ente de control competente (la agencia nacional en unos casos y autonómicas en otros caso de haberla, claro) recordatorio, por ejemplo, de que los padres de un niño pueden acceder a la información aportada por el resto de padres concurrentes a la convocatoria y no que éstos tengan todos los años serios problemas con los centros porque les deniegan ese derecho al amparo precisamente de la LOPD. Pero eso, hecho bien, siendo concreto en las advertencias y recordatorios, y no a lo comodón, simplemente diciendo “deberá respetar Ud. en el uso de los datos contenidos en el censo las prescripciones contenidas en la LOPD”, y además con publicidad en la propia web del ente de control.

  9. @jm_cholo dice:

    Por fin encontré un “hueco” para leer esta nueva entrada… Muy instructiva, sin duda, ya que analizas un hecho real (el envío de un mail) que le puede suceder a cualquiera, y con un comentario por aquí y otro por allí se va tirando del hilo y al final se obtienen buenas conclusiones. También se trata de un tema muy interesante, lo cual se pone de manifiesto con la calidad de los comentarios generados.
    Poco tengo yo que aportar a lo que ya se ha dicho aquí. Estoy totalmente de acuerdo con tu postura, así como con las soluciones aportadas por Alfonso Pacheco.

    Simplemente, una vez leída tu entrada y todos los comentarios, se me venía a la cabeza la imagen de tu hermana y de todos aquellos que hayan recibido este tipo de correos electrónicos (o llamadas, como el Sr. Santiago).De tu testimonio deduzco que tu hermana no fue informada de la procedencia y tratamiento de sus datos, ni tampoco de la posibilidad de ejercer sus derechos ARCO. ¿Se habrá presentado alguna denuncia por estos hechos ante la AEPD?

    Un placer, como siempre, aprender con entradas y comentarios de calidad como éstos.

  10. Luis dice:

    Muchas gracias por tus palabras… ese es el objetivo que persigo con mis entradas, que con el debate que generen, aprovechemos todos para “pensar en alto” y con la puesta en común podamos aprovechar algo todos…

    Y no, mi hermana, no quiso presentar denuncia, solo que le informara si lo que había hecho esta formación era ajustado a la dichosa LOPD esa de la que tanto me oye hablar… Se me quedó la misma cara que cuando a alguno de mis clientes las hablo de sus obligaciones y me él/ella me habla de los call center de cualquier operadora de las que le llaman a las 16:00 para ofrecerle un ADSL mucho más potente que el que tienen 😉

    Saludos.

  11. María Loza dice:

    hola, este post lo pillo tarde.. pero bueno,

    En mi opinión, no veo ningún problema a que un ciudadano manifieste expresamente su voluntad de no recibir propaganda electoral.
    Teniendo en cuenta que no se trata de recortar el derecho de los partidos a enviar propaganda, y que se sufraga con dinero público, en mi humilde opinión, no veo por qué no podemos manifestar el derecho a no recibirla.
    Aquellos que no se manifiesten en contra, seguirán recibiendo esos “compromisos” electorales; únicamente dejarían de recibirla los que así lo manifiesten.

    Yo abogo por una lista robinson para propaganda electoral 😉

    • Luis dice:

      Opt-in vs Opt-out… el eterno dilema, amiga María… Yo sigo diciendo, que sería mucho más sencillo que solo me pudiera mandar propaganda personalizada (y me da igual mercantil que electoral) a quién yo le hubiera dado mi consentimiento para ello…

      Para hacerme llegar publicidad electoral, creo que hay otros medios, o lo que es más sencillo, si quieren emplear la red, pues que los partidos cuelguen sus mensajes en sus propios espacios, y si quiero, y sólo si quiero, acudo yo a esos espacios para ver que es lo que me “quieren vender”… En cualquier caso, como siempre, enromes gracias por pasarte por aquí… nunca es tarde 😉

      Saludos.

  12. luis dice:

    Hola tocayo 🙂

    Interesante artículo, pero me ha dejado con la miel en los labios aquí:

    No es mi intención entrar a diseccionar cuales son las finalidades para las que las candidaturas pueden emplear las copias del censo electoral.

    ¿Qué sucede si un partido les da un uso ajeno a lo previsto?

    Saludos y gracias 🙂

    Luis

    • Luis dice:

      Hola Luis….

      Qué barbaridad lo que he tardado en contestarte, pero es que he tenido una situación familiar “complicada” la cual, unida a plazos fiscales y mercantiles, no me han dejado ni asomarme por aquí…

      En cuanto a la cuestión que me planteas, pues qué te voy a decir… Si no media denuncia por que algún particular considere vulnerados sus derechos, y no es un escándalo que salte a los medios de comunicación, la Agencia no suele actuar de oficio, no porque no quiera, sino porque están totalmente saturados… Si mediara esa denuncia, pues imagino que no les quedaría otra que abrir el oportuno procedimiento para determinar si se ha cometido o no infracción, y en caso de que sí, aplicar el duro régimen sancionador vigente… Como quiera que los partidos políticos suelen tener ya algunas “muescas en sus culatas”, pues sería muy probable que la Agencia no pudiese aplicar la figura del apercibimiento y que el partido en cuestión se tuviera que rascar el bolsillo, pero aún en ese caso, imagino que tendrán más que valorado, al igual que muchas empresas que incumplen (1), el ratio importe sanción-beneficio obtenido con la infracción cometida… (1) No todas lo hacen… la gran mayoría o desconocen los riesgos que están asumiendo, o como mucho, han contratado algún mal “copiador-pegador” que les ha facilitado una magnífica “formación-consultoría” que les proporciona una falsa sensación de cumplimiento que les permite dormir como bebés…

      Un fuerta abrazo y gracias por leer estas cosas que escribía cuando tenía tiempo para ello… Espero recuperarlo algún día 😉

      Luis.

Comentar





 
Se informa a los usuarios del portal que con el envío de un comentario, están aceptando de forma implícita la política de privacidad del sitio la cual declaran haber leído y aceptado. No obstante lo anterior, en cumplimiento del artículo 5 de la LOPD, se informa a los usuarios que al pulsar “enviar comentario”, aceptan que el titular del sitio incluya sus datos en un fichero de datos de carácter personal, debidamente inscrito en el RGPD de la AEPD, cuya única finalidad es la gestión y moderación de dichos comentarios y sus posibles respuestas, así como la medición de estadísticas referentes a las visitas de la web. Dichos datos comprenderán los incluidos en el formulario que el usuario rellena así como la dirección IP desde la que accede al sitio. Si no se facilitasen dichos datos por parte del usuario, el titular no podría administrar el comentario, por lo que dicho comentario no podría ser publicado. Así mismo se informa al usuario que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de acuerdo con el procedimiento incluido en la política de privacidad